lunes, 20 de marzo de 2017

RAJOY REPARTE DINERO A LO GRANDE


Rajoy reparte más de un millón de euros entre asociaciones homófobas y ultracatólicas
DANILO ALBÍN
El autobús de Hazte Oír no está solo en la carretera del odio. Actualmente, una docena de asociaciones ultracatólicas mantienen la categoría de “utilidad pública”, lo que les permite disfrutar de beneficios fiscales. Varios de estos grupos cuentan además con subvenciones del gobierno de Mariano Rajoy, que desde su llegada al poder ha entregado ayudas económicas por un valor superior al millón de euros. Gracias a esos apoyos, las entidades subvencionadas han continuado con sus campañas en contra de la homosexualidad y el aborto, sus máximas obsesiones terrenales.
La mecha se encendió hace algunas semanas. Tras aparecer en las calles de Madrid con propaganda contraria a las niñas y niños transexuales, la asociación Hazte Oír consiguió situarse en el centro del panorama informativo. En esa polémica surgió el nombre de uno de los ministros ultracatólicos que pasaron por el gobierno de Rajoy: Jorge Fernández Díaz. En 2013, el ex responsable de Interior –y supernumerario del Opus Dei- había otorgado a esa asociación el título de “utilidad pública”, una categoría reservada para aquellas entidades que tengan fines de “interés general”.
Ahí empiezan los problemas. En realidad, Hazte Oír es un lobby centrado en atacar el aborto, la igualdad de género y los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. A nivel partidista, una de sus últimas campañas estuvo dirigida a reclamar que el ex presidente José María Aznar lidere una nueva formación política a la derecha del PP. Si eso ocurriese, le votarían encantados.
Tal como reveló hace algunas semanas Público, este grupo maneja un presupuesto de 2,6 millones de euros anuales, recaudados mediante las cuotas y donativos de sus socios. Gracias a la declaración de utilidad pública firmada por el ex ministro Fernández Díaz, esas contribuciones económicas “desgravan un 75% los primeros 150€, y a partir de esa cifra el 30% (o 35% en determinados supuestos)”, explica en su página web la asociación dirigida por el abogado Ignacio Arsuaga Rato, familiar del ex ministro de Economía Rodrigo Rato. En su portal abundan estos días las noticias sobre el bus del odio y su fracasado intento de recorrer la geografía española.

Lluvia de euros

Quizás sean los más ruidosos, pero no son los únicos. Según ha podido comprobar este periódico, existe otra docena de asociaciones similares –al menos en el plano ideológico- a Hazte Oír que también disfrutan de la declaración de utilidad pública. Entre ellas figura la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), una de las entidades que ha liderado las campañas contra el aborto. En los últimos cuatro años, el gobierno le otorgó hasta 445.000 euros, de los cuales 418.000 fueron entregados bajo el concepto “mantenimiento de la entidad”.
En varias ocasiones, la FEFN ha compartido pancarta y manifiesto con la no menos radical “Acción Familiar”, una asociación antiaborto –además de enemiga declarada del matrimonio entre personas del mismo sexo- que entre 2013 y 2015 recibió 332.000 euros del gobierno. Una de sus principales contribuyentes fue la entonces ministra de Sanidad Ana Mato, conocida también por su cercanía al Opus Dei. A día de hoy, Acción Familiar –declarada de utilidad pública- es dirigida por la aristócrata Rosario de Gortázar e Ybarra, Duquesa de la Victoria de las Amézcoas.
Su discurso se parece mucho al que reina en la sede del “Foro Español de la Familia”, otra entidad que disfruta de subvenciones -141.086 euros entre 2014 y 2015- y beneficios fiscales. Por entonces, su presidente era Benigno Blanco, quien anteriormente se había desempeñado como Secretario de Estado en el gobierno de Aznar. Hoy está a cargo del empresario donostiarra Mariano Calabuig, ex responsable de la ultraconservadora Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA).
El pasado 18 de diciembre, Calabuig participó en un acto del PP sobre la “ruta social para el Pacto por la Educación”, donde coincidió –y se fotografió- con el portavoz del gobierno y ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo. El encargado de invitarle a tal evento fue el vicesecretario de Acción Sectorial de los populares, Javier Maroto.
Entre otros aspectos, el Foro de la Familia se ha dedicado a propagar la teoría de que los homosexuales son personas enfermas –y por tanto, curables-. En tal sentido, este grupo también ha realizado campañas contra la unión de personas del mismo sexo y ha puesto el grito en el cielo ante cualquier medida que garantice el derecho de las mujeres al aborto.
Otra de las asociaciones antiabortistas “de utilidad pública” financiadas por el gobierno del PP es la Red Madre, que entre 2013 y 2015 cobró 230 mil euros en concepto de subvenciones. Según este grupo, las mujeres que deciden interrumpir el embarazo –independientemente de sus motivos- están abocadas irremediablemente a una ruptura sentimental: “Someterte a un aborto inducido podría afectar a tu relación de pareja. Hay estudios que indican una incidencia de ruptura de parejas entre el 60% y el 70% (Dra. Burke) tras un aborto provocado”, asegura en uno de sus documentos.

Enemigos de Podemos

En el listado de asociaciones de utilidad pública también aparece la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, otra entidad que disfruta de exenciones fiscales. Su presidente, el general retirado Eduardo González-Gallarza Morales, llegó a ser jefe del Ejército del Aire cuando Federico Trillo estaba en el ministerio de Defensa. Hoy es un firme defensor de la ilegalización de Podemos, partido al que acusa de estar “en contra de la Bandera y del Himno Nacional”, así como de pretender “suprimir la Semana Santa” o “ceder la Catedral de Córdoba a los musulmanes”.
Esta asociación tiene a su cargo la publicación de la revista “Tierra, Mar y Aire”, desde cuyas páginas el general Gallarza-Morales también arremetió contra el partido de los círculos. En uno de sus editoriales, el militar retirado dedicó algunos párrafos a criticar al ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Julio Rodríguez, por su decisión de sumarse a la formación liderada por Pablo Iglesias. “Este partido en el que ahora militas cuyo programa conozco y no comparto en absoluto, exhibe en sus apariciones una bandera que no es la Bandera que tú juraste como yo y muchos españoles. Partido político que ha sido definido, acertadamente, por algún comentarista político, como hispanófobo”, señalaba.

Amigos de Franco

La Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil ha coincidido en algunos actos públicos con otra organización que también tiene beneficios fiscales: la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF). La institución que adora al dictador –y que tiene como presidenta de honor a su hija Carmen- realiza actualmente una campaña para recabar nuevos adherentes, a quienes recuerda que “las deducciones por donativos a fundaciones aplicables al IRPF” aumentaron al 75% “en los primeros 150 euros de donativos”. “Además, si mantienen una fidelidad con una entidad durante varios años, su deducción aumentará en un 5%. Por ejemplo: Si se donan 150 euros, Hacienda les financiará 112,5 euros, y su coste real será de solo 37,5 euros”, explica el club franquista.
Esos mismos beneficios son aplicables a otras organizaciones ultraderechistas que actúan a día de hoy en España, como la Fundación Blas Piñar. Según consta en el Boletín Oficial del Estado, su inscripción en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Cultura se produjo el 28 de julio de 2014, seis meses después del fallecimiento del ex diputado ultraderechista Blas Piñar López. Creada con un capital inicial de 30 mil euros, este grupo –dirigido por sus hijos- tiene como objetivo la “promoción, el estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica” del ex líder de Fuerza Nueva.

En el “top ten” de fundaciones ultraconservadoras también se sitúa “Valores y Sociedad”, dirigida por el ex ministro de Interior Jaime Mayor Oreja. Entre sus objetivos –al menos a nivel de estatutos- se encuentra “el análisis y diagnóstico de la realidad política y social de España y de Europa y de los principales problemas y retos que les afectan, formulando propuestas y alternativas regeneradoras susceptibles de ser asumidas y aplicadas en la acción política”. Otra de las caras conocidas de esta fundación es María San Gil, ex presidenta del PP vasco. En 2011, el presidente de la asociación Hazte Oír le entregó una de sus distinciones anuales. Hoy son muy buenos amigos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada