miércoles, 8 de marzo de 2017

CARTA A MI PADRE Y A TODOS LOS PADRES

QUERIDO PAPÁ

Muchos hijos viven a sus padres sin descubrirlos nunca.
Algunos los descubren con melancolía cuando ellos mismos son viejos ya.
Otros cuando, a su vez, son padres.
Pero pocos conquistan a su padre.
Conquistar a un padre es lo más grandioso que puede suceder a un hijo.
Conquistarlo significa hacerlo de uno y atraparlo para siempre; llevarlo con uno, verlo en la tridimención de su amor, su inteligencia y su voluntad, en un todo.
No hace mucho te conquisté para mí y para mis hijos. Te vi por primera vez.
Entonces también descubrí a mamá; y la vi, y los vi y yo mismo me vi.
Habiéndome visto, corresponde, entonces, que me presente a tí como aquel día "cero" de mi nacimiento, aunque cincuenta años después y sin interpósitas personas.
Como bien sabes, (cuánto te dolió!) abandoné la carrera de derecho para dedicarme a la docencia. Recordarás también lo que me dijiste cuando te comuniqué mi decisión:
"Haga lo que le parezca pero yo no lo voy a mantener"
Suavecito, nomás, como para que me diera cuenta que perdía el crédito.
No me fue mal.
Me echaron, aunque no  por  bruto -vaya  esto  para tranquilizarte- de todos los colegios, -bah, de casi todos.
La resistencia que se ofrecía a mis iniciativas me fue alertando acerca de la necesidad de emprenderla por cuenta propia. Paulatinamente fui desarrollando novedosos métodos de aprendizaje que incluían películas, computadoras y mil otros recursos que fueron diferenciando mi alumnado, habiendo llegado al extremo (contra todo lo que aconseja la más pura tradición económica) de seleccionarlos a partir de su capacidad de comprensión de nuestra propuesta. De a poco, y según el emprendimiento  iba rindiendo sus frutos, me fui envalentonando respecto de mis posibilidades de  éxito en la lucha que sostenía contra el sistema. Me lancé tan frontalmente que pronto terminó con mi trabajo "oficial". Me quedé sin cátedras. Fui cesanteado, sumariado y no sé cuántas cosas más, en todos y cada uno de los lugares donde trabajaba. (En algunos casos, en honor a la verdad, yo mismo los mandaba a la mierda).
Como nunca me resultó difícil vivir sin dinero -jamás fue un extremo, eh!- ni vivir sin la parafernalia del juego social (estar en la vitrina) me fui quitando de encima a todos los boludos que se visten de jogging los domingos a la mañana para llevar a sus chicos al club de rugby, del empeño por un auto lindo, del veraneo en Pinamar y de la corbata.
Un proyecto que tenía que ver con mi trabajo me llevó a Europa en tres ocasiones. Esos viajes me dieron la pauta de que la Argentina es, en efecto, una miseria. Lo que es peor, me ha permitido ratificar lo que alguna vez publiqué -gracias a mis locos amigos antes que a mis méritos- en el sentido de que nuestro país no tiene salida o, como decías vos: "acá no pasa ni va a pasar nada".
En fin, como ves, aunque sé que no apruebas nada de lo que he hecho -lo cual se te puede imputar: hiciste lo posible para que fuera yo mismo- soy todo lo libre que mis rezagos de conciencia me permiten, lo que no esté del todo mal: no arrastro chatarra.
Casi olvidaba decirte  que tienes una nueva nieta, Mapu, que junto a Cricket,  constituyen la línea femenina de la segunda generación de trevisitos.
Saben de vos y de la abuela Margarita, de la tía Emilia y, por supuesto, del tío Alberto, que nos visita regularmente trayendo ternura y caramelos que hacen a su delicia.
Tampoco quisiera omitir que muy pronto nos vamos a radicar en Europa, en España, precisamente, desde donde continuará esta historia.
Me pregunto, a veces, cómo se me ha ocurrido escribirte estas líneas, tan personales, que poco pueden importar a nadie como no sea a nosotros dos. No será por darme corte, como sucede con la mayoría de los que escriben estas cosas, ni porque tuvieras una vida intrépida, ni por tus escritos, ni porque hubieras sido campeón de algo...
No.
Simplemente porque te he querido mucho
Gracias papá , porque me hiciste fuerte; porque me educaste para ser libre, honesto y trabajador; porque me inculcaste el amor; porque nunca me pediste nada, porque  en cada encuentro que hemos sostenido en los años de tu vejez, fuiste  capaz de una sonrisa que, aunque cansada y melancólica, no fue de súplica.

Gracias de nuevo.

La familia es el núcleo fundacional de la personalidad y la primera educadora. Es en su seno donde el hombre comienza a relacionarse. Es el punto de partida del encuentro con un "tú" , del diálogo en el afecto. Cabe a la  familia la serenidad,  la exigencia  y la reflexión  para iniciar al hombre en ese inacabable viaje hacia sus propias armonías, a su plena personalidad, a su libertad. La familia es la institución más proteica de nuestra sociedad. Los aportes de sus miembros la dinamizan, la perturban, la ponen en crisis.

Un padre conlleva en sus adentros la idea de que su hijo tiene que superarlo, ser mejor que él; es propio de la naturaleza humana la proyección de los padres en sus hijos.

Así, los padres debemos  dar a  nuestros niños una formación que autorice  su inserción plena en el mundo, dotarlos de una personalidad crítica, dialógica, amplia, abierta, democrática, abarcativa, libre...

Es menester que nuestros niños tengan un alto nivel educativo  y gran adaptabilidad social; que aprendan a reconocerse, a saber de sus propias capacidades, a ser dueños de su voluntad, de sus afectos, de su inteligencia y de su libertad.

Los padres habremos de tener tiempo para el encuentro con nuestros hijos. Debemos abordarlos a partir de ellos mismos compartiendo sus gustos y asumiendo sus necesidades. Hablaremos de la escuela; de sus maestros, de sus amigos;  saldremos con ellos, los acompañaremos en sus tristezas y en sus alegrías, en sus logros y en sus fracasos; hablaremos de sexo,  de deportes, de política, si cuadra; les brindaremos seguridades; los castigaremos cuando se quiebren y alentaremos cuanta actitud de grandeza nazca de ellos...
Tu hijo.

Buen parte de las relaciones que un padre debe guardar con us hijos  lo aprendí de ti.
Ante todo aceptarlos como son, sin culpas aunque en mucho casos, en la relación que tienen con uno, siempre hay un dejo de dolor. Los hijos hay que aceptarlos como son, no como uno quiere que sean. Lo imporante no es la relación que guardan para con los padres sino mas bien la que habrán de guardar con su propia familia, su mujer y sus propios hijos. Aprenderán de los errores de sus padres pero guardarán en su fueron íntimo el dolor de no haber tenido la templanza necesaria para poder aceptar sus errores sin olvidar sus virtudes.
Algún material como el que vas a leer a continuación está vinculado con lo que acabo de escribirte.

***

La mejor carta de un padre a su hijo  gay


La carta fue publicada por la organización por la igualdad de derechos FCKH8.com el pasado viernes y ya ha sido compartida casi 50.000 veces en Facebook. El padre escuchó a su hijo hablar por teléfono preocupado por su intención de revelar su tendencia sexual, por lo que le escribió una carta diciéndole que ya lo sabía y que nunca le importó.

Mi hijito Down

Cuando nació Santiaguito, mi séptimo hijo, me conmoví pero no me derrumbé. Acaso por esa fuerza que me habías dado, papá, le planté cara al problema -que con el tiempo no fue tal- y reconduje mi vida con su ayuda. Me di cuenta entonces que su condición de nene Down me ayudó a descubrir que más allá de su incapacidad para llegar a ser un "intelectual" -idiota de mi- alumbraba en él una entrega total por el amor que  sentía por mi. Su muerte me dio fuerza para lograr encuentros que antes ni contemplaba. 
Es el día de hoy que lo recuerdo a diario en reconocimiento por todo lo que aprendí a su lado.

Acerca de la prepotencia de la ley ¿o de sus agentes?

Una familia española ha sido condenada a separarse de su hijo porque éste, de 10 años, pesa 80 kilos. Manifiesta  el fiscal que los padres no atienden debidamente al niño y, sin quitarles la patria potestad, les quita al chico. Los padres se niegan a dárselo al estado para que lo "cuide, eduque" o lo que usted quiera pensar y lo han hecho desaparecer. No se sabe qué ha sido del niño aunque sí que los padres lo han secuestrado. Dura lex y acaso una vez más tan dura que ha puesto la vida de un niño -que ante la decisión y el dolor de ser apartado de sus padres ya ha bajado 10 kilos- en una situación angustiosa. Se lo ve por televisión jugando al fútbol. Es un chico gordito, de estatura superior a la normal para su edad corriendo de aquí para allá detrás de la pelota, lleno de fuerza y normal motricidad.
Lo más interesante de todo -al margen de lo que significa para la criatura que lo separen de sus padres- es la cara del fiscal. Habla como si estuviera dirimiendo el juicio final o condenando a Al Capone.  ¡Epa, epa,  Sr. fiscal, que no es para tanto! ¿por qué no se ocupa de los padres de los adolescentes que andan por ahí bajando los pantalones a los profesores, insultándolos o burlándose de ellos? ¿ o de los borrachines, o de los que inundan los bares - y hasta los baños de los colegios con olor a porro? Deje en paz a esa pobre gente y devuélvales el chico que más vale un gordito feliz que un flaco envenenado por falta de comprensión de un tipo tan perfecto como usted. ¡Inmisericorde!

"¡Es que no sabemos qué hacer con el niño, Señor Juez!"
Una vez más, ante la agresión sexual a la que 3 menores, casi niños -que no es lo mismo 17 años que 13 o 12- sometieron a una púber, se alborota el avispero. Que si se impone bajar la edad para poder imputarlos, que si 13 años, que si 17, que si los metemos presos como si tuvieran 25...  Esto me recuerda a un comentario que hiciera Savater en una entrevista que concedió a la Fundación: "los padres no pueden con un hijo y pretenden que el estado pueda con millones de ellos".
Sin ningún ánimo de apuntar más allá de lo que significa una criatura de 12, 13 o 14 años -que las hay verdaderamente indeseables- pues un hogar tendrán -o una casa, que sabemos que no es lo mismo- y alguien les dará de comer, y vestir y algunos dinerillos para que salgan los fines de semana... Pues siendo tal el caso, se me ocurre que así como sus  padres  asumen la responsabilidad de su educación, también les cabe aquella otra  DE LOS DELITOS QUE COMETEN SUS HIJOS.
Así, al "nene" el Estado lo manda a  un no sé qué -antes se decía "reformatorio" ¡qué horror!- y al padre y a la madre presos, tal cual si hubieran ellos mismos cometido el delito. Una vez en la cárcel el estado les asignaría una cantidad de dinero por su trabajo en prisión, que iría a una cuenta de la que pudiera disponer el hijo cuando fuera mayor de edad al salir del reformatorio -qué asco de palabra!-,  y la obligación de ver a su hijo todos los fines de semana, para lo cual se  trasladará  al "nene" a la prisión de mayores, para que aprenda
Qué disparate, ¿verdad? Nada menos que nuestra fundación diciendo estas cosas...
Sólo se me ocurrió esto pensando que todo lo que hacemos en esta sociedad está íntimamente ligado al temor, al placer y a la estupidez, jamás a la reflexión. Los maestros no le dan una bofetada a sus alumnos cuando los insultan porque TEMEN perder el puesto; los padres no les dan otro a sus "nenes" porque son ESTUPÍDOS -tan estúpidos como el juez que metió presa a una madre con orden de alejamiento de su hijo porque le dio un coscorrón al crío-  y todos los demás porque vivimos una SOCIEDAD DE LA DIVERSIÓN que no se puede permitir el lujo de educar  a sus hijos para que descubran la alteridad (QUE NI SABEN LO QUE SIGNIFICA). Así , crecen temerosos, estúpidos y en soledad, pero... mientras no sea nuestra hija la violada... 
De cualquier modo, por las dudas, metamos presa a toda la familia, a los hermanitos menores también por aquello de "tal palo tal astilla" y que el estado se haga cargo de todo con el producto de la venta de la casa donde habitaban los causantes.
¡Y se acabaron los problemas! ¡Mocosos de mierda que no hacen más que hacer sufrir a sus padres!
“No sé dónde vamos a ir a parar” decía mi tía Emilia.

Dirigido a padres de familia y maestros.
Los últimos acontecimientos que han tenido lugar en el mundo nos obligan a una reflexión que excede el marco político, el religioso y hasta el personal; una reflexión que está más allá de todo.Este nuevo mundo, que se despega cada vez más de nosotros, está destruyendo valores sin siquiera proponérselo. Simplemente los destruye porque su derrotero no los contempla, no los necesita.  Así, los aplasta como un elefante aplastaría a un ratón: sin darse cuenta.

Más calle para los niños, si es posible
Los centros comerciales se convierten en refugio. Los niños llegan a la adolescencia sin vivir casi riesgos


La presente investigación está dirigida a conocer la relación familia-tercera edad desde la percepción del adulto mayor, sus hijos y nietos, centrando la misma en cinco familias del municipio Camajuaní en el año 2005. Efectuamos un estudio descriptivo con enfoque cualitativo- etnográfico y diseño de caso múltiple; utilizando métodos y técnicas que responden a este tipo de investigación. El análisis de los resultados se realizó por análisis de contenido y triangulación de métodos y datos .Obtuvimos que los adultos mayores se consideran miembro querido por su familia, pero con insatisfacciones en cuanto a la comunicación, el irrespeto de límites y la toma de decisiones; los hijos sienten afecto por sus padres, considerando disminuida su expresión por la sobrecarga de roles asumidas o porque no es una manifestación acostumbrada en el seno familiar, refieren dificultades comunicativas y excluyen al mayor de la toma de decisiones por razones psicológicas, económicas, y/o sociales , los nietos quieren, respetan y aprecian la experiencia del mayor pero reclaman de este comprensión e independencia, razones que a veces afectan la comunicación y armonía entre ambas generaciones. La "Abuelidad" sustituye al rol social y es apreciada por todas las generaciones como un recurso valioso, aunque existen contradicciones por la diferente concepción del mundo existente entre ellas. Las dificultades evidenciadas están dadas por el no reconocimiento de las particularidades propias del desarrollo personológico en cada etapa de la vida y el no cumplimiento de las expectativas por "el otro", en cada generación. Sugerimos continuar esta línea de investigativa por la importancia que adquiere en aras de lograr el bienestar y elevar la calidad de vida del adulto mayor.

La Fiscalía General y los expertos alertan del preocupante aumento de las agresiones a padres - Las madres son casi siempre las víctimas - Está en cuestión una educación excesivamente liberal
"Es muy duro dar el paso de denunciar a tu hija. Cuando es reincidente más aún. Si hubiera sido la primera vez, pues perdonas. Y la segunda, también. Pero en mi caso era ya la tercera, y ya dije que no aguantaba más [...]. Mi integridad física peligraba, la próxima vez mi hija me mataba en un momento de euforia".

Ud. va a ver un video en el que un niño insulta a los padres. Si siempre se ha dicho que el mejor nivel de audio de un equipo es aquel que registra el peor recurso que lo integra, pues, en este caso pasa algo similar. Si una familia -madre, padre y hijo de 4 años- llegan a esto que usted va a ver en el video que le presentamos, todo es posible menos que salga algo bueno.

No es normal que chicos de 13 años compartan pandilla con otros de 20; los padres deben preguntarse con quién, dónde y a qué horas están fuera de casa sus hijos", advierte la psicóloga clínica Virginia Noguerol, quien lleva 20 años trabajando con menores con problemas de violencia y abusos.

Quizá el hijo debe esperar la muerte del padre para entrar en su propia vida. La relación paterno-filial, en la vida o en la literatura, revela la evidencia de que los compromisos se deben asumir, las batallas se deben pelear y de que nada es fácil nunca, para nadie, en ninguna época, en ninguna parte. Por Iván Thays

     ¿Tiene peso la familia en el ámbito escolar?




   
Panfleto Antipedagógico, de Ricardo Moreno Castillo. Editorial Leqtor.
Entrevista al autor (video) Panfleto antipedagógico y comentarios
Tal vez tu hijo es disléxico y nadie lo sabe , por Maruxa Ruiz del Árbol. (El País, 13 de marzo de 2008)
      El trastorno es casi clandestino en muchos colegios - La dislexia puede alcanzar a casi el 10% de la población y está plenamente diagnosticada en EE UU y Reino Unido (ver Aprender a golpe de talonario)

Todos los padres quieren que sus hijos sean felices, y están dispuestos a hacer lo posible para conseguirlo, pero muchas veces lo intentan por el camino equivocado. Conscientes de que la base de la felicidad está en una buena autoestima, muchos padres se preocupan de seguir las estrategias que les permitan cultivar la autoestima de los hijos, pero en ocasiones equivocan el camino y en lugar de un niño feliz y equilibrado, lo que acaban cultivando es un ególatra, un pequeño tirano. Saber encontrar la línea divisoria entre autoestima y egolatría es uno de los nudos de la psicología evolutiva.

blogs.publico.es/.../valores-toxicos-en-television/

Cómo aumentar la autoestima de su hijo sin convertirlo en un tirano , por Milagro Pérez Oliva, Página 12, mayo de 2007.
     
Habría que preguntarse cómo es que suceden estas cosas que va usted a leer a continuación. El sistema nos hace pensar que basta con penalizar a los delincuentes para que no sucedan atrocidades de este calibre. No creo que sea así. La represión no es el camino. Habría que buscar  las causas y atacar la raíz  del problema. Y la raíz es la educación. La urgencia con que vivimos nos hace descartar esta posibilidad dado el tiempo que lleva encarar y obtener resultados de un nuevo esquema educativo y el temor nos asalta con un  ¡DÓNDE VAMOS A A IR A PARAR! que paraliza cualquier acción. Esto no obstante, los que vemos más allá,  tenemos que sumir esa obligación. De ahí el esfuerzo que estamos llevando a cabo desde la Fundación.

       El juez imputa a la madre y el padrastro por agresión sexual y lesiones
Un niño de ocho años acusado de matar a su padre El País, 10 de noviembre de 2008

      Las mujeres inmigrantes revolucionan el modelo patriarcal al convertirse en sostén de sus hijos - Las madres asumen a distancia la desgarradora relación con unos niños desde otro continente.
      por MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO 08/11/2008
      La emigración femenina se emancipa. En los últimos años, la mujer ha tomado la iniciativa a la hora de emigrar. Las especialistas  recomiendan no llorar por teléfono. Familias que no se rompen, entran en una fase distinta.
·                  ¿Qué es la adolescencia?
·                  Cómo hablar con el hijo adolescente
·                  Los cambios emocionales en la adolescencia
·                  Problemas más frecuentes de los adolescentes


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada