domingo, 18 de febrero de 2018

MÁS SOBRE LAS PENSIONES

Las cuatro amenazas para las 

pensiones que obvia Fátima Báñez

La desaparición de la ‘hucha’ y el elevado endeudamiento, el desplome de los 
salarios y el recorte del empleo público, la brecha entre cotizaciones y pensiones
 y el descuadre que generan las bonificaciones reclaman soluciones para garantizar 
la viabilidad de la Seguridad Social
MEDIA: 3
VOTOS: 6
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EUROPA PRESS
Para la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el descuadre de 16.800 millones de euros (un 1,47% del PIB) con el que la Seguridad Social cerró el año pasado es un dato positivo que supone comenzar a “revertir el deterioro” del déficit e iniciar “el camino de vuelta al equilibrio financiero” al ser inferior al del ejercicio anterior.
Lo dijo, a pesar de que las previsiones apuntan a resultados negativos de en torno a 15.000 millones para los próximos años y de reconocer que “este menor déficit se va a producir también en 2018”, ya que en 2017 el gasto, que lleva años disparado, creció menos que los ingresos.
Sin embargo, los expertos, que discrepan del mensaje optimista de la ministra, señalan varias amenazas para la sostenibilidad del sistema de pensiones que ya se vislumbran, mientras la Seguridad Social acumula un déficit de 87.238 millones en seis años.

Desplome de los ingresos y aumento del gasto

La brecha ente los dos grandes componentes del sistema, las cotizaciones en los ingresos y las pensiones y los subsidios en los gastos, cierran 2017 con una brecha histórica que ya en noviembre (últimos datos disponibles) superaba los 25.000 millones de euros: las aportaciones de los trabajadores no alcanzaban los 100.000 mientras las pensiones (115.600) y los subsidios (10.000) pasaban de 125.000 a falta de diciembre, mes de paga doble. El de 2010 fue el último ejercicio con saldo positivo entre esos dos factores, con una recaudación de 105.400 millones y un gasto de 105.300. Y las previsiones apuntan a que esa brecha seguirá creciendo.
Hoy hay 2,33 cotizantes por cada pensionista, pero comienza a llegar la jubilación de los nacidos en el ‘baby-boom’, entre finales de los años 50 y principios de los 70, y eso hará que el actual ritmo de aumento de 150.000 retirados por año (550.000 altas por 400.000 bajas) se eleve hasta los 250.000. Los 8,5 mayores de 67 años de 2022 habrán pasado a ser 10,6 una década más tarde y 13,1 en la siguiente, según las Proyecciones de Población del INE (Instituto Nacional de Estadística).
Paralelamente, la creación de empleo precario ha tenido un efecto perverso: trabaja más gente pero hay menos trabajo, y eso hace que la cotización media anual haya caído de 6.146 a 5.902 euros en cinco años, desde que la reforma laboral entró en vigor en 2012, mientras las pensiones se revalorizaban unos 2.000. En ese mismo periodo, la pensión media del Régimen General subía de 1.121 a 1.215 euros y la de los autónomos, de 649 a 713. Es decir, un descenso del 4% en los pagos frente a aumentos del 8,3% al 9,8% en los cobros.

Recortes y bonificaciones que merman la recaudación

Medidas como la tarifa plana de los autónomos, que se aplican con independencia de los ingresos del beneficiario y que no están generando un aumento de la afiliación en ese régimen, merman cada año en unos 700 millones de euros la recaudación de la Seguridad Social, lo que supone casi un tercio de los 1.800 millones anuales en bonificaciones.
Paralelamente, una medida como el recorte de la cotización de los desempleados, cuya base se redujo en 2012 del 125% de la prestación al 100%, ha provocado una merma de casi 4.000 millones de euros anuales: los 10.388 de 2011 se habían reducido a 5.509 en noviembre de 2017, ejercicio en el que el presupuesto de esta partida se quedaba en 6.592.
El desplome de los salarios tira a la baja de esas bases de cotización, de la que carecen casi la mitad de los desempleados: más de la décima parte (399.300 de los 3,7 millones de parados del país no ha trabajado, mientras al menos uno de cada tres (1,24 millones) ha agotado las prestaciones.

El efecto ilusorio de una medida heredada

Las cifras de afiliación a la Seguridad Social han mejorado, aunque se trata de una mejora con matices. Los 18,3 millones de afiliados registrados al cierre de 2017 superan en 1,2 millones a los inscritos al finalizar 2011. Sin embargo, más de un tercio de ese aumento no procede de los asalariados del sector privado. Alrededor de medio millón de las incorporaciones corresponden a nuevos funcionarios, que desde 2012 pasan al Régimen General, lo que ha maquillado los efectos que la precarización del empleo privado ha tenido en las cotizaciones.
El sector público, que hoy ocupa a algo más de 2,5 millones de empleados, se perfila como uno de los que en los próximos años puede tirar al alza tanto del empleo como de las cotizaciones, ya que más de 130.000 funcionarios alcanzan la edad de jubilación en el próximo lustro y una cifra similar lo hace en el siguiente. Eso puede llevar al Gobierno a levantar las actuales restricciones sobre la tasa de reposición y aumentar las ofertas de empleo, algo que suele tener como efecto secundario una subida de los salarios en el sector privado.

Una deuda de alto riesgo

El sistema español de Seguridad Social carece de medidas de apoyo financiero más allá de las aportaciones del Gobierno vía transferencia de fondos, que el año pasado iban a superar los 17.000 millones: 16.475 vía transferencia corriente y 737 de capital.
Sin embargo, la desaparición de la llamada ‘hucha de las pensiones’, que pasó en seis años de guardar 70.341 millones cuya inversión generaba intereses a faltarle 176, ha ido acompañada de un aumento de la deuda hasta los 37.410 millones, 14.223 de ellos en préstamos desvinculados de las emisiones de deuda.
El grueso de esta última partida, un préstamo de 10.193 millones, fue contraído el año pasado. Y a él se le suma otro de 8.621 procedentes de las mutuas vía Fondo de Contingencia.
Ese nivel de endeudamiento requiere cada año, además de amortizar las pólizas que van venciendo, y que suponen entre 8.000 y 10.000 millones al año, otros 370 para pagar intereses, ya que los tipos reales rondan el 1%. Todo apunta a que el inminente aumento del precio del dinero por el BCE (Banco Central Europeo) tirará al alza de esa factura, lo que descuadrará un poco más las cuentas de la Seguridad Social.

HASTA AZNAR SE FUE



PP VS. CS

Comienza la fuga de concejales del 

PP hacia Cs a un año de las elecciones municipales
Varios cargos conservadores se han afiliado a la formación de Albert Rivera en 
Extremadura. Génova asegura que Cs quiere robarles militantes, mientras los 
naranjas aseguran que tanto en el PP como en el PSOE existen desencantados 
"por toda España" que llaman voluntariamente a su puerta, especialmente, tras 
su resultado en Catalunya y la aparición de sondeos que incluso les colocan en 
primera posición en las próximas generales.




Está preocupado y cansado el hombre



Ciudadanos no sólo araña votos del PP: también le roba algunos de sus cargos. Con nombre y apellidos sólo se conocen a algunos miembros del PP de Cáceres que ya son afiliados de los naranjas, pero en Cs aseguran que ese trasvase ya se está produciendo en toda España. Génova no lo niega, pero, aunque lamenta que sean los socios de investidura de Mariano Rajoy quienes intentan 'llevarse' a los suyos, dice no estar preocupada por esta cuestión.
Todavía queda un año para las elecciones municipales y autonómicas pero el cambio de filas ya ha comenzado. Los primeros han sido concejales del PP extremeño que dirige José Antonio Monago. José Antonio Villa, expresidente del PP de Cáceres y exconcejal del Ayuntamiento de la ciudad y Lázaro García-también exedil de dicho Consistorio- se han unido esta misma semana a la senda que hace días iniciaron sus excompañeros Javier Casado, Luis Fernando Gallego y Francisco Javier Castellano. Todos ellos han pasado a engrosar el número de afiliados de Cs en Extremadura que ya supera, según El Periódico de Extremadura que adelantó la noticia, los 600. 
Monago resta importancia a sus bajas porque aún hay "más de 30.000 afiliados" al PP de Extremadura
Según el citado periódico, también la ex subdelegada del Gobierno Jerónima Sayagués-que llevaba en el partido desde los años 90 y tenía, al parecer, malas relaciones con la dirección del mismo- mantiene conversaciones con el coordinador local de Cs en Cáceres, Francisco Piñero, de cara a una futura afiliación que en otros medios ya dan por segura. A ella se podrían terminar uniendo otros 26 miembros de Nuevas Generaciones del PP extremeño que han abandonado la formación "descontentos" con la línea seguida por la misma en los últimos tiempos, según informa Hoy
Monago, que fue reelegido como líder del PP autonómico pese a haber perdido las autonómicas del 2015 y haber acumulado escándalos como el de sus viajes a Canarias a costa del Senado que destapó este diario, restó importancia a estas salidas de su formación. "Es verdad que ha habido alguna baja. Forma parte de la normalidad democrática y de la libertad de las personas", declaró a los medios de comunicación tras resaltar que su formación todavía cuenta con más de "30.000 afiliados" en la Comunidad. 
En Génova tampoco quieren reconocer la pérdida como un agujero en sus filas, ya que ninguno de ellos tenía ya ninguna presencia institucional de relevancia. "Los que se han ido son miembros que han perdido sus cargos", insisten para dejar entrever que se trata de personas que, en medio de batallas internas, han decidido hacer el mayor daño al partido yéndose a Cs. 

Movimientos "en toda España"

La dirección nacional de los conservadores reconoce, no obstante, que sí hay movimientos en varios municipios en los que los naranjas de Albert Rivera estarían intentando "hacer barridos" para incorporar a sus filas a miembros del PP. Según publicó El Independiente, los mayores intentos se estarían realizando en Galicia, Valencia, Andalucía y Catalunya; una cuestión que no preocupa en exceso al PP, convencido de que nadie importante aceptará el ofrecimiento y de que las fugas no serán numerosas. Es decir, no supondrán ningún dolor de cabeza para Mariano Rajoy de cara a la preparación para los comicios del 2019. 
"El aumento de afiliaciones es constante desde hace meses y se ha visto acrecentado con la victoria en Catalunya", asegura el secretario de Organización de Cs
En Cs, en cambio, están convencidos de que crecerán -aun más- en los próximos meses y no sólo por nuevas afiliaciones, sino a costa tanto del PP como de PSOE. "Se están registrando una media de 40 afiliaciones nuevas al día", asegura el secretario de Organización, Fran Hervías. "El aumento es constante desde hace meses y se ha visto acrecentado con la victoria en Catalunya", insiste, achacando dicho crecimiento "al esfuerzo y trabajo del partido en las instituciones". 
Los de Rivera cuentan, además, con las encuestas a su favor. Aunque todo augura a que el próximo barómetro del CIS les devolverá un poco los pies a la tierra, ha habido sondeos mediáticos que incluso les colocaban en primera posición de cara a las próximas generales. Ello habría contribuido a esta fuga del PP hacia Cs que ya ha comenzado: muchos conservadores no reconocidos entre los suyos estarían cambiándose al "lado bueno", bromean otras fuentes naranjas. 
No obstante, Hervías afirma que los trasvases de militancia que provienen del PP -aunque también hay socialistas "que se acercan al proyecto naranja"- se deben al descontento "con el inmovilismo de Rajoy". El responsable de Organización de Cs no confirma cuántos más se han producido, pero niega que sean ellos quienes vayan a buscarlos -algo que sí hicieron en su día con UPyD- y sí asegura que hay miembros de otros partidos llamando a sus puertas "en varias provincias de toda España". En Madrid, donde han conseguido 180 nuevos afiliados en la última semana, aseguran que también han tenido aluvión de llegadas de otros partidos, especialmente, en Las Rozas.

¿Nueva política?

Queda todavía un año para las elecciones de 2019, pero todo empieza a apuntar a que las filas de Cs se nutrirán en parte con huidos de otras formaciones. No sería la primera vez: buena parte de sus actuales cargos han pertenecido a otras formaciones. El ejemplo más claro es su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que ha pasado por PP, PSOE y UPyD antes de Ciudadanos; o los llegados desde UPyD en pleno desmantelamiento de la formación de Rosa Díez tras el fallido pacto entre ambos: Ignacio Prendes, Toni Cantó o Fernando Maura son algunos de los más relevantes. 
En Génova, lejos de preocuparse, ya lo ven como una oportunidad para arremeter contra sus socios. "Se venden como un partido joven y limpio pero buena parte de ellos son gente que lleva muchos años en política", critica una ministra de Rajoy. Monago reafirma su sentencia: "Hablar de nueva y vieja política, en este caso, es un sinsentido", concluye.

sábado, 17 de febrero de 2018

LA CARRERA DOCENTE UNIVERSITARIA Y LOS "MANOLITOS"


La carrera docente universitaria, una necesidad urgente

No se puede pretender alcanzar la excelencia recortando a las universidades españolas 






Estudiantes en el campus de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.
Estudiantes en el campus de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona. CARLES RIBAS

La educación, la ciencia y la innovación constituyen pilares básicos de la sociedad del conocimiento. Y los tres, muy particularmente los dos primeros, corresponden a funciones que caracterizan de manera esencial a la institución universitaria. Este hecho confiere a las universidades una responsabilidad y un papel claves, ya que hoy el conocimiento es la base de un modelo de crecimiento económico que garantiza un desarrollo sostenible y que este sea participado para todos los ciudadanos. En definitiva, el conocimiento será un elemento creciente para asegurar el desarrollo conjunto de la sociedad y el sistema universitario español es una pieza imprescindible como transmisor y creador del mismo. De ahí que los desajustes y los problemas que hacen que dicho sistema no funcione bien, tienen una repercusión social importante, tal y como sucede en estos momentos.





La mitad de la producción científica y gran parte de la transferencia del conocimiento se producen en las universidades públicas españolas y para ello lo más importante, el factor más determinante es el talento y el trabajo del personal docente investigador.
Desgraciadamente asistimos en estos momentos a la confluencia de dos procesos que han perpetrado un grave daño y nos han llevado a un desequilibrio grave: por un lado los recortes, especialmente la imposición durante años de manera irracional de una tasa de reposición que ha dejado un desequilibrio estructural entre necesidades docentes e investigadoras y recursos humanos. Por otro lado, encontramos una reforma de la Universidad de profundo calado ideológico que impide que la Universidad pública tenga el papel relevante en la generación de conocimiento y de transferencia del mismo, y que imposibilita además el derecho de acceso al mismo a todos.
Es cierto que frente a la LOMCE, esta no ha sido una reforma materializada de manera sistemática en una ley, pero no podemos obviar que todas las medidas parciales como la tasa de reposición, la subida de tasas y la reducción de los recursos han tenido como destino estos objetivos en contra del sistema universitario público.




El factor más determinante es el talento y el trabajo del personal docente investigador

Nos centraremos en analizar un grave problema que afecta de forma crucial a las universidades: las plantillas del personal docente e investigador. Estos últimos años, debido a la tasa de reposición, no se han podido crear nuevas plazas de profesores titulares y catedráticos, provocando una ausencia absoluta de renovación en las plantillas del profesorado de las universidades públicas españolas. El motivo, la política de mirar a otro lado del Ministerio de Educación, su normativa de restricción en permitir convocar plazas —cuyo resultado ha sido una grave situación de descompensación entre el número aconsejable de profesores estables, titulares o catedráticos y el de “interinos” entre los que se encuentran doctores ayudantes, doctores contratados— y una excesiva y desproporcionada cuantía de profesores asociados.
Las consecuencias de las políticas de estos últimos años implican un abuso de contratos de profesores asociados o falsos asociados, una ausencia de promoción docente, carrera profesional y precarias condiciones laborales, opuestas a la formación y preparación que se requieren para el papel y función que desempeñan.
La reducción del número de personal PDI (personal docente e investigador) en las universidades públicas en España ha pasado de 100.331 en 2011 a 94.453 en 2016, perdiéndose cerca de 5.500 docentes en el período; al tiempo hemos pasado de 49,5% en 2011 a prácticamente 48,5% en 2015 en el porcentaje de Funcionarios dentro del PDI total en las universidades públicas y todo indica que aún se reducirá más.
Esta situación ha dado lugar a un grave problema que deber ser abordado con urgencia. Es evidente que la calidad de nuestras universidades depende de los profesores dedicados a la docencia y a la labor investigadora indivisiblemente.




Las consecuencias de las políticas de estos últimos años implican un abuso de contratos de profesores asociados o falsos asociados, una ausencia de promoción docente, carrera profesional y precarias condiciones laborales

Es imprescindible que nuestras instituciones del conocimiento cuenten no solo con suficientes docentes e investigadores sino que además las plantillas sean proporcionadas y que se garantice un equilibrio del PDI con distintos niveles de acreditación, el sistema debe garantizar el futuro de la calidad de la docencia e investigación en nuestras universidades, algo crucial para el desarrollo actual y futuro de nuestro país y para la consecución de una sociedad preparada para aprovechar el impulso del conocimiento.
Sin embargo, el personal docente investigador está expuesto a una carrera difusa y coartada por decisiones sobrevenidas y carecen actualmente de una mínima previsión sobre la misma. Inexplicablemente, los mecanismos y criterios para la acreditación del personal docente e investigador que recaen en la ANECA(Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) están poniendo en grave riesgo la garantía de varios principios.
La ANECA nunca ha estado desprovista de controversia. Una agencia de control de calidad no lo es a gusto de todo el mundo, pero lo menos que se debe exigir es que cumpla con su objetivo principal: garantizar la objetividad en el proceso de acreditación y como tal, que el personal docente e investigador acreditado sea el mejor para lograr la calidad deseada en nuestro sistema universitario.
No obstante, la realidad y la historia de la ANECA nos indican que los tortuosos procesos seguidos en la aplicación informática, el excesivo peso de un determinado tipo de investigación como las publicaciones JCR, el desequilibrio entre la valoración de la docencia y la investigación, las idénticas resoluciones a alegaciones (independientemente de los motivos que las produjesen), la paralización del proceso de acreditación durante meses, impidiendo el desarrollo profesional de casi 1.000 docentes y los nuevos criterios recién aprobados (no consensuados y que no responden ni a la situación actual ni a las necesidades reales de las universidades españolas), no son las mejores maneras para hacer una universidad española competitiva y homologable con otras universidades internacionales y dice mucho del “funcionamiento” de esta Agencia.




No se puede pretender alcanzar la excelencia de determinadas universidades con un gran prestigio internacional en docencia e investigación y recortar más de 1.200 millones de euros a las universidades españolas

Por el contrario, se requiere un proceso de acreditación transparente y riguroso, que evalúe docencia, investigación y gestión con criterios “sensatos” y que garantice a su vez estabilidad en las plazas. Estos nuevos criterios de la ANECA ponen en grave riesgo la garantía de acceso a las plazas de titular y catedrático, las mejores plazas, por tanto, más precariedad.
Además, es tremendamente injusto que los casi 1.000 aspirantes a acreditarse cuyo expediente ha sido paralizado durante meses se vean en mitad del juego pero con las reglas cambiadas. Formar a un doctor, a un investigador, a un buen docente requiere tiempo, esfuerzo y recursos económicos, no se puede improvisar la carrera docente e investigadora ni dejarla al libre albedrío. Las plantillas de los departamentos envejecen, se prevén jubilaciones y no hay garantías con este nuevo sistema de la ANECA de garantizar la renovación de esas plazas.
No se puede pretender alcanzar la excelencia de determinadas universidades con un gran prestigio internacional en docencia e investigación y recortar más de 1.200 millones de euros a las universidades españolas, recortes en investigación y recortes para personal, total una pérdida de 3.500 plazas de personal docente e investigador.
El personal docente e investigador es el principal e imprescindible factor de calidad y capacidad de nuestro sistema universitario, y requiere realismo, sensatez, equilibrio, consenso y tanto estabilidad como suficiencia de recursos económicos, los que han desaparecido en los últimos años.
María Luz Martínez Seijo es secretaria de Educación y Universidades del PSOE
COMENTARIO DE CARLOS A TREVISI
Me pregunto a diario -los medios pro gobierno mediante- si todos estos artículos como el que acabamos de leer sirven para algo como no sea para alentar la participación de la ciudadanía. Confieso que el corazón me dice que sí, pero el seso me dice que es al divino botón. Primero porque a la mayoría de la gente gente le da más a o menos lo mismo: CASI NADIE TIENE UNA IDEA CLARA DE  LO QUE SIGNIFICA EDUCAR; en segundo lugar porque al gobierno -que tampoco sabe de  qué se  trata esto de la EDUCACIÓN, LE BASTA CON LO QUE EL VERDADERO PODER --PENOSAMENTE EL ÚNICO QUE ORDENA AL GOBIERNO DE RAJOY LO QUE HAY QUE HACER- SE REMITE A BASUREAR A ESPAÑA PARA  QUE, POR EJEMPLO, NOS ARREMANGUEMOS  PARA TRANSFORMAR NUESTRO PAÍS EN UN CENTRO TURÍSTICO DADO EL SOL QUE CUBRE NUESTRA GEOGRAFÍA, PARA LO CUAL BASTA CON  "MANOLITOS" QUE ATIENBDAN LAS TERRAZAS, PERO JAMÁS UNIVERSITARIOS, QUE PODRÍAN PONER EN PELIGRO EL AVANCE DEL NEO-CAPITALISMO PARA IDIOTIZAR A LA GENTE COMO SUCEDE EN USA DONDE HUBO UN ALUVIÓN DE RECLAMOS EN LAS REDES EN LOS QUE SE PEDÍA A LA NASA  QUE POSTERGARA  UNOS DÍAS EL ÚLTIMO ECLIPSE POR RAZONES QUE USTEDES LEERÁN SI VISITAN.WWW.Guadarramaenmarcha.blogspot.com.es/2017/08/la-pelotudez-unida-la-ignorancia-arroja.html